COCINAR CON WHISKY

cocina-whisky

Existe la idea de que utilizar whiskies y vinos buenos en la cocina es un despilfarro. La opinión general es que los whiskies de mala calidad o el coñac son los productos más adaptados para el uso culinario.

Un whisky single malt puede ser una perfecta compañía para sus platos

Lo correcto es no mezclar cualquier whisky de malta con cualquier plato. Cocinar es un proceso químico en que los aromas y paladares se unen para conseguir o lo mejor o lo peor.

Antes de empezar a preparar una receta hay que tener en cuenta el single maltque se va a utilizar y seleccionar cuidadosamente los ingredientes para que la combinación sea perfecta.

Un single malt, rico, cremoso, muy aromático sólo deberá ser usado en recetas otoñales con ingredientes como pato, carne de vacuno, patés, puerro, uvas pasas, manzana, higos, jengibre o canela.

Los whiskies Highland Park, The Macallan, Glenfarclas, Aberlour, Lagavulin (especialmente las Distiller´s Edition), se adaptan perfectamente a este tipo de platos.

Los Sherries pesados y maltas envejecidos son más indicados para preparar aves de corral acompañadas de salsas espesas y muy sabrosas.

Estos Singles Malts también están recomendados con dulces afrutados y cremosos como las tostadas francesas, puré de manzana o blanc-manger. El helado de Whisky Macallan de 18 años es el mejor que se puede degustar.

WHISKIES DE MALTA CON MARISCO

whisky-marisco

Los whiskies de malta jóvenes y con poco cuerpo combinan bien con productos primaverales y veraniegos como pescados (salmón y salmonete), con hierbas ( cilantro y albahaca), espinacas, alubias, ruibarbo y moras silvestres. Cocinar con productos y salsas suaves merece un single malt madurado en barriles ex bourbon o sherry casks refill casks.

En la familia de los Speyside, los maltas afrutados con una miel suave, tal como el whisky Glenfiddich Reserve, glenlivet 12 años, o Glenn Moray 16 años, expresan su delicadeza en una sopa fría de lima y perejil o en una “carlota” de fresas y limón.

Los whiskies picantes y jóvenes, Islay Malt, dan mucha frescura a los espaguetis con marisco con limón rallado y cilantro o a una ensalada de cítricos.

La langosta o gambas salteadas en una sartén con whisky Caol Ila 1989 (Signatory) es “un plato muy aventurado”. El humo queda realzado con el calor y se convierte delicioso con el sabor dulce del marisco.

Muchos entusiastas de whisky de malta tienden a asociar alimentos ahumados con whiskies single malt trufados. Si se pregunta qué whisky de malta se añade al brócoli o a la quiche de salmón ahumado, muchos mirarán al whisky Laphroaig o Ardberg. No obstante es preferible usar un malta como Royal Lochnagar por su toque final fresco a licor, o un malta con aromas rústicos como el Old Puteney.

Una pregunta que uno se hace cuando se cocina con whisky de malta es cuándo se deben usar y en qué cantidad.

¿Cuándo se debe añadir el whisky? Cuando se calienta, el alcohol desaparece, esto es positivo, pero los aromas se evaporan lo que ya no es tan bueno.

Cuando se prepara una salsa, si el whisky es añadido al principio, desaparece. Hay que añadirlo siempre al final y a fuego lento. Puede ser necesario añadir unas gotas antes de servirlo para resaltar los aromas.

Otro modo de conservar los aromas es dejar el pescado o la carne marinar en whisky, antes de cocinarlos, o rociar con whisky un pastel al salir del horno.