Si te gusta disfrutar del sexo y eres una persona innovadora, tal vez te interese saber más acerca de esta práctica que hará que suba la temperatura hasta límites insospechados y que se cree el ambiente lo suficientemente erótico como para que el encuentro sexual esté más cargado de pasión que nunca.

Sexo sucio o Dirty talk

En pocas palabras, el Dirty talk es el arte de hablar sucio durante el acto sexual. Es una técnica arriesgada, pues si no usas el lenguaje apropiado no surtirá el efecto deseado. Y es que, un sexo sucio bien hecho hará que la excitación de tu pareja sea máxima y despertarás su lado más animal, por lo que podréis disfrutar de sexo de calidad y dar rienda suelta a vuestras mejores artes amatorias y fantasías.

Si alguna vez has intentado, o has pensado, utilizar palabras subidas de tono para aumentar el deseo de la otra persona, pero has sentido que harías el ridículo porque no sabes qué lenguaje debes usar ni cómo debes hacerlo, sigue leyendo.

Cómo excitar con palabras: Dirty talk

Si hay alguien que domina este arte como si de un don innato se tratase son las escorts, si quieres ser tan sexi en la cama como estas profesionales del sexo y dejar a tu pareja sin aliento, pierde toda la vergüenza, pero no pierdas detalle de los consejos para un sexo sucio que te damos a continuación.

Para empezar, al igual que antes del acto sexual son imprescindibles los preliminares, con esta práctica también debemos ir a poco a poco, no se te ocurra ir a saco en frío, pues, probablemente, solo consigas echar a perder el momento. Por ejemplo, puedes comenzar diciéndole lo mucho que lo o la has pensado a lo largo del día y agasajarla destacando las partes de su cuerpo que más te enloquezcan.

Puedes continuar hablando acerca de algún encuentro anterior que te haya gustado mucho, mostrando tu interés por repetir y dejando entrever lo que te apetece hacer y que te hagan. En este momento, el ambiente ya estará bastante caldeado como para que empecéis a desprenderos de la ropa.

Llegado este punto, aunque haya que pasar a la acción, no debes pasar a guardar silencio, ¡todo lo contrario! Es el mejor momento para hablar de fantasías y verbalizar con esa persona lo que te gustaría y también lo que te está gustando en ese momento, resulta muy excitante, aunque también contará que el tono sea sensual, así como también sumarán excitación y placer los gemidos y suspiros a tiempo.

No debes decir nada que te haga sentir incomodidad, déjate llevar y ayúdate de tu sensualidad, susúrrale al oído lo mucho que deseas su sexo, su boca, sus manos, sus ganas… ¿No crees que solo de pensarlo sube la temperatura?

Al final, es una cuestión de imaginación, una forma maravillosa de hacer tus fantasías sexuales realidad y gozar de un sexo placentero y orgásmico. Empieza ya a practicar el Dirty talk y lleva este arte a tus relaciones sexuales.