Los brazaletes en piel son una estupenda opción para regalar ahora que se acercan las navidades. No obstante, a veces surgen dudas a cerca de cuál de las dos manos elegir para lucir a la perfección nuestro nuevo regalo ¿derecha? ¿izquierda? Partiendo de esta premisa, nos ha parecido interesante traer este artículo donde se explica qué mano es la más indicada para lucir un brazalete.

Según cuál sea tu mano preferente

Partimos de la base de que cada persona tiene su estilo y sus manías propias, y que cada uno puede lucir sus complementos de la manera en que mejor le plazca. Dicho esto, parece ser que la mejor mano para lucir tus joyas es hacerlo en la mano que habitualmente utilizamos para comer y escribir ¿por qué? Para empezar, es la mano que más trabaja, con lo cual siempre está en movimiento y, de esta forma, es más fácil que tu pulsera capte la atención de las personas que te rodean. Por otra parte, las personas que acostumbramos a llevar reloj, lo hacemos en la mano que menos usamos. Así pues los diestros colocan su reloj en la muñeca izquierda, añadir pulseras a esa muñeca haría que se viera más sobre cargada y tus preciosos brazaletes no resaltarían tanto como cuando lo hacen en una mano sin reloj.

Pero si lo que quieres es asegurarte de lucir este tipo de complementos de la mejor manera posible, los brazaletes en piel son la mejor forma de dotar a nuestras muñecas de todo el estilo y la sofisticación que necesitan. Dará igual en qué mano las uses porque captarán todas las miradas vayas a donde vayas. En nuestra tienda online tendrás un amplio catálogo a tu disposición, formado por piezas de la mejor calidad y en infinidad de colores, etilos y acabados para que puedas encontrar la que mejor combina contigo misma o con la persona a la que quieres regalar.

Una cuestión de salud

Además de lo explicado anteriormente, parece que eso de llevar las pulseras en la mano derecha responde también a una cuestión médica. Parece ser que en la acupuntura, esta práctica de la medicina tradicional china, existe un punto llamado shen-men, el cual se encarga de conectar todas las actividades musculares que realiza nuestra mano. Es por este motivo por el que se cree que la utilización de cualquier tipo de pulsera o brazalete puede interferir negativamente en la realización de esas actividades, pudiendo llegar a herir tendones y ligamentos y, en los casos más graves, producir atrofia muscular o el síndrome del túnel carpiano.

Así como la mano izquierda, puede verse perjudicada con el uso de pulseras, para la mano derecha puede suponer todo lo contrario. Siguiendo con la acupuntura, resulta que nuestra mano derecha está inmediatamente conectada con nuestro sistema nervioso, así que la utilización de pulseras puede servir de estímulo gracias a esos suaves masajes que realiza el contacto de la misma sobre nuestra piel. Esto puede suponer un alivio del cansancio a largo plazo.