Pocas cosas hay más eficientes para conseguir un cambio de imagen que cambiar el color de tu cabello. Sin embargo, es fácil sentir ciertos reparos al pensar en los colores disponibles, y en cómo teñirte. En este artículo trataremos los diferentes tipos de tintes para que puedas pensar cuál es el que más podría convenirte, según tu color natural y tu corte de pelo.

Clases de tintes

Los tintes pueden clasificarse en tres clases principales según sus compuestos: tintes vegetales, los permanentes y los semipermanentes.

– Los tintes vegetales son aquellos que se componen de extractos vegetales. Como un ejemplo claro tenemos los tintes de Sanotint, que se elaboran a partir de mijo dorado, aceituna, pepita de uva o abedul. Al aplicarlos, los tintes vegetales tienen una acción de acumulación en la superficie de tu cabello. Su utilización con frecuencias produce un efecto de fijación más resistente y duradera.

Su principal ventaja es que sus componentes naturales ayudan a equilibrar el exceso de aceites en tu pelo, al tiempo que te proporcionan un luminosidad y volumen de aspecto totalmente natural.

– Los tintes permanentes suelen componerse de amoniaco y agua oxigenada, y pueden penetrar en las raíces de cada cabello para extraer la mayor parte de su pigmentación natural. De este modo, la coloración que quieras darle puede ser completamente distinta de la tuya original. Es la mejor opción si tu intención es la de llevar a cabo un cambio drástico o radical en el color de tu pelo.

Su principal ventaja es la de que, si tienes decidido el cambio drástico, podrás oscurecer tu tono natural hasta en cuatro tonos. Este efecto será bastante duradero, así que podrás olvidarte de colorarte el cabello durante bastante tiempo.

– Los tintes semipermanentes tienen en su composición agua oxigenada y otros agentes de tratamiento, además de pigmentos artificiales. Funcionan añadiendo el color a la superficie de tu pelo, pero no altera la estructura y retira muy poco tu pigmentación original desde la raíz. Principalmente deberías utilizarlo para realzar el color natural de tu cabello, oscureciéndolo o aclarándolo a tu gusto a partir del tono original.

Sus ventajas son que contiene una porción muy pequeña o nada de amoniaco. Gracias a ello, apenas destruye los cabellos naturales, como sí hace un tinte permanente, y no produce reacciones por alergias.

Decídete a cambiar de color

Cada tonalidad de color puede servirte para buscar un efecto en tu personalidad de cara a los demás, o para darle un empujón a tu autoestima. A continuación veremos qué pueden ofrecerte las clásicas tonalidades naturales.

– Rubio: el cabello rubio ha sido a lo largo de la historia el más relacionado con el lujo, el glamour y la sensualidad. Si buscas remontar el ánimo, con este color sentirás que tu luminosidad llamará la atención.

– Moreno: las tonalidades morenas y castañas desprenden estilo y confianza. Son tonalidades que se asocian de modo inconsciente con la responsabilidad y la seriedad, sin dejar de ser seductor acompañado de un buen peinado.

– Rojo: son los tonos más atrevidos y exóticos. El tono más versátil, puede ser sensual al tiempo que otorga distinción y estilo en peinados con coletas o lacios.

¿Cuál es tu favorito? Atrévete a cambiar de look y opta por tintes naturales que garanticen la salud de tu cabello.