El whisky se caracteriza por un conjunto de rasgos específicos. Un análisis minucioso de cualquier etiqueta permite la identificación del producto:

tipos-whiskies

  • Origen: Escocia, Irlanda, Estados Unidos, Canadá y Japón por citar tan sólo algunos lugares cuyos productos son de renombre internacional.
  • Cereal utilizado: Únicamente cebada malteada (MALTA) o mezcla de varios cereales como el trigo, maíz, avena, centeno y cebada malteada o no malteada (BLENDED). Los procedentes de otras regiones pueden tener denominaciones que corresponden a otros cereales en particular. (ver sección OTROS WHISKIES)
  • Destilería de producción: una única (SINGLE) o varias destilarías (VATTED)
  • Edad mínima o “VINTAGE”: La edad mínima está marcada en la etiqueta (por ejemplo 8, 10, 12, 15, 18, 21,30 o más años). En este caso el barril que entra en el lote tiene, como mínimo, la edad indicada en el etiquetado. Alternativamente se puede referir al año de la cosecha o de producción (VINTAGE). Aquí es habitual encontrar también el año o fecha de embotellamiento.
  • Mezcla de barriles o “SINGLE CASKS”: Mientras que la primera situación arriba mencionada es normal y no aparece referida, el whisky “SINGLE CASK” proviene de un barril en concreto. En este caso el barril es numerado así como todas las botellas que de él provienen.
  • Rebajado o “CASK STRENGHT”: En el primer caso el whisky es rebajado con agua desmineralizada a una graduación alcohólica predefinida (el mínimo es 40%, existen destilerías que embotellan a un 43% o incluso al 46%) CASK STRENGHT significa que el whisky fue embotellado sin cualquier rebaja o filtrado, es decir “con la fuerza de salida del barril”. Ésta puede variar ente el 50% y 64% de alcohol.