Las traducciones técnicas son una de las ramas de la lingüística más difíciles de comprender y realizar. A diferencia de una traducción literaria, las traducciones técnicas son muy rígidas debido al lenguaje específico empleado en este tipo de escritura.

Todo texto científico es una exposición basada en hechos científicos y la ciencia es un conjunto de estudios objetivos basados en una metodología científica. Por tal motivo, el lenguaje científico no acepta traducciones libres, sino que debe apegarse estrictamente a la idea original.

¿Cómo realizar una traducción médica de forma correcta?

Por lo tanto y para poder realizar traducciones técnicas de forma correcta, hace falta mucho más que un traductor común y corriente, ya que debe ser una persona especializada en el área científica que está traduciendo.

En el campo de la medicina son fundamentales las traducciones técnicas de calidad, porque estaría poniéndose en juego la vida de un paciente y la reputación del investigador. Se recomienda que el traductor técnico sea un médico con dominio de los idiomas y que esté debidamente acreditado para tan fin.

¿Cómo se debe realizar una traducción médica de forma correcta?

Dominando los términos médicos

Muchas de las palabras especializadas en medicina se basan o tiene su raíz etimológica, en términos latinos y griegos, así que un traductor médico puede valerse de diccionarios médicos especializados y dominar los conocimientos morfológicos básicos que están presentes en dichos idiomas.

Actualización del conocimiento

El traductor médico también debe estar familiarizado con las nuevas investigaciones médicas, ya que muchas veces dichos estudios dan pie a terminologías que no están presentes en ningún diccionario bilingüe.

Factores culturales

Aunque las traducciones técnicas son rigurosas, en la medicina deben ser de utilidad para el paciente, por lo que una correcta traducción médica debe ser lo suficientemente entendible para el público común sin perder su esencia original (salvo que sean documentos estrictamente científicos o traducciones médicas legales).

Traducir al lenguaje materno

El traductor técnico debe saber traducir un documento médico desde cualquier idioma a su lenguaje materno, muchas veces partiendo del inglés como idioma universal.

La situación se complica cuando la traducción se realiza entre dos idiomas donde no figura el inglés, ya que es muy difícil encontrar un traductor técnico apropiado, así que en esos casos el trabajo es doble, llevar el texto del idioma original al inglés, para poder comprender su significado y después trasladarlo al siguiente lenguaje.

Cuidado con las palabras “que pueden dar lugar a engaño”, ya que dentro de los términos médicos, hay palabras cuya traducción no es evidente sino específica, por ejemplo “abortus” en inglés no significa “aborto” sino “feto no viable”; “sane person” no debe traducirse como “persona sana” sino “persona cuerda” o “ sensata”.

Una correcta traducción médica sí es posible

Ya que la medicina engloba una de las áreas del conocimiento más extensas que se conoce hoy en día, el traductor médico debe poseer una especialización en traductología científica, contar con diccionarios bilingües médicos actualizados y estar al día con las nuevas investigaciones.

De esta manera se podrá realizar traducciones técnicas de calidad para el beneficio de la humanidad.